sábado, marzo 06, 2010

-

Me encuentro en esa línea de odio y amor simultáneo que cobija y daña con las misma intensidad. Es una verguenza que sobrepasa el sonrojo de las mejillas, una verguenza interna, del alma. Aborrezco el núcleo del cual provengo, la crianza, el griterío.

1 comentario:

  1. querida me siento tan reflejada en tus palabras, hay tantas cosas que quiero hablarte y a la vez entre comentarios que ayudes a llenarme de fe, eres un conducto maravilloso, te adoro Dani.

    ResponderEliminar